Dicen haber hallado la causa oculta por la que realmente se hundió el Titanic

Dicen haber hallado la causa oculta por la que realmente se hundió el Titanic

Un investigador afirma que un incendio en la sala de calderas debilitó el acero del casco, lo que llevó a que este se abriera como una cremallera

 

 
VÍDEO: En abril se cumplieron 104 años de su hundimiento. – ABC

«Según noticias de Nueva York, se saben hasta ahora los nombres de 328 supervivientes del naufragio del Titanic». Con estas palabras iniciaba, allá por abril de 1912, el diario ABC un considerable reportaje sobre la catástrofe marítima más conocida de todos los tiempos: la del transatlántico al que muchos llamaban «el insumergible», pero que terminó yéndose al fondo del Atlántico hace más de un siglo tras chocar contra un iceberg.

O al menos eso se creía hasta ahora. Pero… ¿Qué pasaría si el impacto no hubiera sido la única causa que sepultó al gigante de los mares en las aguas?

Esa es la teoría que baraja el periodista Senan Molony (un experto que lleva más de tres décadas estudiando el naufragio del Titanic) en su último documental: «La nueva evidencia». Un largometraje en el que defiende la teoría de que un incendio masivo acaecido antes de salir de puerto debilitó tanto el casco del buque, que este se partió cuando impactó contra aquel témpano de hielo.

Lo que sabemos

 Desde hace más de 100 años, la tragedia del Titanic sigue estremeciendo a pequeños y mayores. El viaje de este gigante de los mares (de 800 pies de largo y 100 de altura) comenzó el 10 de abril de 1912, en Southampton.

Desde ese puerto, el navío (uno de los más lujosos de la época) partió con unos 2.500 pasajeros hacia Nueva Yotk. Sobre sus metálicas espaldas iban desde emigrantes ingleses deseosos de una nueva oportunidad, hasta ricachones como el coronel Jack Astor. Un personaje que, como explicaba ABC el 17 de abril de 1912, poseía una fortuna de «750 millones de “dollars”, de los cuales había asignado 50 como dote a su mujer».

En la noche del 14 de abril de 1912, no obstante, el costado del Titanic impactó contra un iceberg en mitad del Atlántico. Una cadena de infortunios, entonces, acabó con este gigante. La primera fue que sus chapas habían sido unidas mediante remaches, una técnica que lo hacía mucho más endeble y que provocó que el hielo penetrara en su interior como un cuchillo.

Tampoco ayudó que los mamparos que debían evitar el hundimiento no fueran estancos, y -finalmente- que no hubiese botes salvavidas para todo el pasaje. Todo terminó en la pérdida de más de 1.500 vidas.

Nueva teoría

Hasta aquí, la teoría que todos conocemos. Sin embargo… ¿Cuál es la idea que defiende Molony? Según ha explicado al diario «The Times» (y se puede ver en su documental), el que el choque contra el iceberg hundió el buque es innegable, pero también es partidario de que un incendio que se produjo en la sala de máquinas del navío antes de zarpar del puerto de Belfast pudo debilitar el casco del Titanic y, por tanto, hacer que no resistiera el impacto contra el témpano de hielo.

El fuego se habría producido exactamente en la misma zona que posteriormente recibió el golpe fatal y que se abrió como una cremallera.

Para apoyar esta teoría, Molony ha recopilado una serie de imágenes de la sala de calderas del Titanic en las que -según dice- se pueden ver una serie de extrañas marcas oscuras: los restos del incendio que se produjo antes de impactar contra el iceberg. Las señales quedaron reflejadas incluso en el exterior del casco.

A su vez, ha señalado a la prensa internacional que, en la investigación que se llevó a cabo tras el suceso, varios bomberos «confirmaron que tuvieron que combatir contra el fuego en los últimos cinco días desde la salida de puerto». Algo que habría corroborado uno de los supervivientes.

Oculto

En palabras de Molony, contra el incendio lucharon 12 hombres y, en principio, lograron apagarlo, pero posteriormente el fuego volvió a brotar provocando temperaturas de entre 500 y 1000 grados Celsius.

Así lo afirma, al menos, el experto en declaraciones al «Daily Telegraph». Al parecer, el presidente de la «White Star Line» (la naviera propietaria del bajel) dio órdenes expresas a los oficiales de que mantuvieran silencio y no dijeran nada a los pasajeros para evitar que cundiese el pánico, poder zarpar, y cumplir con los plazos previstos.

«Observando el área en el que se hallan las marcas, hemos llegado a la conclusión de que es en la que impactó el iceberg. La investigación oficial del Titanic calificó el hundimiento como un acto de Dios. Pero esta no es la historia de un barco que simplemente chocó contra un iceberg y se hundió. Es la tormenta perfecta de factores extraordinarios que se unen para el desastre: fuego, hielo y negligencia criminal. Nadie ha investigado estas marcas antes. Se conocía el incendio, pero siempre se dijo que se redujo, pero tenemos expertos en metalurgia que afirman que esos niveles de temperatura hacen mucho más frágil el acero», determina Malony.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *