Andalucía en la Historia Nº 54 (octubre 2016) y Nº 55 (enero 2017)

Andalucía en la Historia Nº 54 (octubre 2016) y Nº 55 (enero 2017)

Andalucía en la Historia Nº 54. Octubre 2016

https://www.centrodeestudiosandaluces.es/index.php?mod=publicaciones&cat=23&id=2781&idm=

Con ocasión de la celebración del tercer centenario del nacimiento del rey ilustrado, el nuevo número de la revista ‘Andalucía en la Historia’ aborda los cambios y logros introducidos por la Ilustración

La Andalucía posible. El reformismo de Carlos III

El año que se cumple el tercer centenario del nacimiento de Carlos III, el rey ilustrado por excelencia, la revista ‘Andalucía en la Historia’ publica un monográfico -titulado significativamente-  que pone de relieve los  logros que, no sin afrontar tensiones y resistencias, pusieron las semillas que generarían un nuevo modelo político, económico, social y cultural en la región andaluza. 

Ciertamente, el esplendor económico y cultural de la Andalucía del Siglo de Oro ha eclipsado  los avances experimentados en otras épocas, de tal modo que la  vitalidad del Siglo de las Luces ha permanecido en ocasiones en un segundo plano. Sin embargo, la investigación ha acreditado que las reformas borbónicas, diseñadas y ejecutadas a todo lo largo de toda la  centuria, hicieron posible la modernización de la región, haciéndola avanzar en un proceso que conduciría a la aparición de una nueva época, cuya eclosión puede simbolizarse en las Cortes de Cádiz.  

Coordinado por Carlos Martínez Shaw, catedrático de Historia Moderna de la UNED y Académico de la Historia, el monográfico aborda las transformaciones operadas en Andalucía en esta decisiva etapa de nuestro pasado: Cádiz hereda el monopolio comercial de Indias y se convierte en la capital más culta y cosmopolita del sur de España;  el intendente Olavide organiza las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena, en el que fue el mayor proceso de repoblación llevado a cargo durante el siglo se fundan instituciones tan decisivas como el Colegio de Mareantes de San Telmo, el Archivo de Indias y las Sociedades Económicas de Amigos del País; se reorganiza la administración municipal  y se liberaliza gran parte del comercio con Ultramar.    

En el dosier, distintos especialistas tratan temas fundamentales para entender un reformismo ilustrado. Así, el catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Córdoba, José Manuel de Bernardo Ares, analiza la crisis política de la primavera del año 1766, en la que se sucedieron los motines cuyo mayor estallido es conocido como el “motín contra Esquilache”, en su doble dimensión: la lucha por el poder de las élites políticas entre sí y de lucha contra el poder de esas élites por parte del pueblo. La catedrática de Historia Moderna de la Universidad de Málaga, Marion Reder Gadow, contextualiza la expulsión de los jesuitas andaluces de 1767 (la primera de las que sufrieron los Miembros de la Compañía de Jesús hasta 1932) y los acompaña en su exilio hasta Italia. 

La doctora en Historia María Isabel García Cano analiza la colonización de Sierra Morena y Andalucía de cuyo inicio se cumple el año próximo el 250 aniversario, como un hito que trató  de transformar las estructuras del Antiguo Régimen y cuya audacia le valió al intendente Olavide un proceso inquisitorial y una excomunión.  Y es que la repoblación de estos lugares con centroeuropeos, no fue una más: en ella se llevó a la práctica el pensamiento económico ilustrado y se pretendió la tan ansiada reforma agraria en Andalucía. El monográfico ahonda en los grandes cambios que supuso la aprobación por partes de Carlos III de dos disposiciones que alteraron profundamente las coordenadas del comercio ultramarino: el Decreto de Libre Comercio de 12 de octubre de 1778 y la autorización de la ruta directa entre Cádiz y Manila, en un brillante texto de Marina Alfonso Mola, profesora titular de Historia Moderna de la UNED.  Por su parte el coordinador del monográfico,  Carlos Martínez Shaw, expone el gran proceso de renovación cultural impulsado por el monarca y, sobre todo, por sus ministros. 

El dosier concluye con un recorrido histórico-artístico por la magnífica y gran desconocida serie de pinturas de puertos andaluces realizada por Mariano Sánchez –cuya visión de Málaga es el motivo de la portada de este número de la revista- y con una entrevista con el mayor experto en la Andalucía de la Ilustración: el investigador del Consejo Superior de  Investigaciones Científicas, Francisco Aguilar Piñal.

Como el habitual, el número correspondiente a los meses de octubre-diciembre de 2016 de la revista ‘Andalucía en la Historia’, incluye artículos sueltos dedicados a temas como la presencia de los fenicios en las costas andaluzas;  el octavo centenario de la fundación de la orden de Predicadores (dominicos); los conflictos habidos entre los mercaderes y los piratas en la fecha temprana del siglo XV y los cincuenta años del accidente nuclear de Palomares.

En sus secciones fijas, el número 54 de la revista incluye la biografía de Melchor Rodríguez, el anarquista que salvó a miles de personas de ‘derechas’ en la Guerra Civil; el centenario de la creación de los Centros Andaluces por Blas Infante; los documentos del Archivo General de Andalucía y del Archivo de Medina Sidonia; el viaje en el tiempo que propone la escritora y periodista Eva Díaz Pérez; artículos de opinión y reseñas del libros.   

Gitanos, siglos de persecuciones y olvido

Andalucía en la Historia Nº 55. Enero 2017

El último número de la revista ‘Andalucía en la Historia’, que estará disponible en quioscos a lo largo de esta semana, reflexiona sobre el hostigamiento al que fue sometido durante cinco siglos el pueblo gitano

 

Gitanos: la historia olvidada

Procedentes de algún lugar de la India, desde su llegada a España en 1425 los gitanos fueron objeto de múltiples persecuciones. Desde la primera pragmática, dictada por los Reyes Católicos en 1499, hasta la derogación de la última, en 1978 ya en democracia, se promulgaron en España más de 280 providencias contra los gitanos. Repetidamente, y con especial ahínco en los siglos XVI, XVII y primera mitad del XVIII, las autoridades redactaron y aplicaron una batería de disposiciones legales y persecuciones policiales con el objetivo de lograr la disolución del pueblo gitano en el seno de las sociedades mayoritarias, cuando no su expulsión o eliminación. Estas medidas provocaron el desarraigo de una población de la que, paradójicamente, a menudo se decía querer su asimilación. 

A este rechazo secular se suma el olvido de los historiadores que, durante décadas, han ignorado o pasado de puntillas por la historia de una minoría que, en la actualidad, sólo en Andalucía, suma cerca de 300.000 personas. Los siete autores de este dosier demuestran que hay materiales de sobra para hacer historia del pueblo gitano, tanto en Andalucía como en España y Europa. “La falta de relatos sobre la historia gitana no es exactamente una cuestión de carencia de herramientas para la investigación; hay otros factores, como la inercia de los hábitos académicos o el peso deformante de los estereotipos, que influyen de manera determinante en un olvido que debería ser motivo de reflexión entre los historiadores profesionales”, señala la coordinadora de este monográfico, la catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Sevilla, María Sierra.

Este dosier, publicado en el número 55 de la revista ‘Andalucía en la Historia’ -correspondiente a los meses de enero a marzo de 2017-, presta especial atención a los mecanismos de exclusión y control social de los gitanos arbitrados por la Monarquía durante la Edad Moderna. De entre todas estas disposiciones destaca, por su sistemática planificación y ejecución, la redada general de gitanos de 1749 por la que se prendió y sacó de sus hogares a todos los gitanos del país, para separarlos por sexos y conducirlos, hasta nueva orden, a los lugares de reclusión previstos. En Andalucía se prendieron 5.500 gitanos: los hombres fueron enviados a La Carraca en Cádiz y las mujeres a la Alcazaba de Málaga. Muchos de ellos quedaron recluidos durante más de 15 años. Conocida como “la gran redada contra los gitanos” y ordenada por Fernando VI, dictaba que todos los gitanos, sin excepción, fueran encarcelados y decomisados todos sus bienes para pagar los gastos de su manutención así como los costes de la gran operación.

Asimismo, el dosier se fija en los cambios en la política sobre los gitanos que se dieron con la llegada de la Edad Contemporánea. La disminución de las   persecuciones contra los gitanos en el siglo XIX fue, sin embargo, compatible con la instrumentalización y simplificación de su imagen. Como queda reflejado en el monográfico, fue precisamente entonces cuando, de la mano de los viajeros románticos se consolidó el conjunto de clichés que ha encerrado a los gitanos “en la prisión de los estereotipos reduccionistas”. Una prisión reforzada en el siglo XX por el franquismo, tanto por su sometimiento a la Ley de Vagos y Maleantes, como por la utilización machacona de su imagen en el cine y la televisión.

El monográfico se completa con dos innovadores artículos: sobre los gitanos y la guerra civil, y acerca de genocidio gitano / ‘porrajmos’ ejecutadopor los nazis y tantas veces olvidado. Como colofón, el monográfico incluye un texto que reflexiona sobre ‘Camelamos naquerar’, el famoso espectáculo flamenco estrenado en 1976 que llevó a escena la larga historia de la persecución del pueblo gitano y que supuso todo un aldabonazo sociocultural durante la Transición.

Entre los artículos sueltos, el número 55 de la revista ‘Andalucía en la Historia’ incluye textos sobre la apasionante presencia de los cartagineses en Andalucía; la conquista de Creta por un grupo de expulsados de al-Andalus en el siglo IX; el municipio de Chillón, antes andaluz y ahora manchego; las mentalidades modernas ante el nacimiento de personas con deformidades “monstruosas”; la Pepa; los autos de fe en los que fue aniquilado el brote protestante que había prendido en el Monasterio de San Isidoro del Campo de Sevilla a mediados del siglo XVI; los 175 años de la fábrica de loza de la Cartuja-Pickman y la increíble historia de Helena de Céspedes (siglo XVI) hija de esclava morisca, pobre y de tez morena, que llegó a obtener el título de cirujano, se declaró “hermafrodita” y contrajo “dobles nupcias”: la primera como mujer y la segunda como hombre.

Asimismo, coincidiendo con el 80 aniversario del inicio de la guerra civil, la revista publica una completa tribuna del catedrático de Historia Contemporánea Julián Casanova sobre los conflictos nacionales e internacionales que encerró la guerra de 1936 a 1939.  

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *