El Rey Juan Carlos, según la CIA

 Informes desclasificados de la agencia norteamericana destacan su papel como «motor de cambio» en la Transición. Considera que actuó como «pararrayos» del descontento militar.
 Andrés Bartolomé @ABAlberca
El Rey jura su cargo el 22 de noviembre de 1975
El Rey jura su cargo el 22 de noviembre de 1975
 

La CIA colgó el martes en internet casi un millón de documentos desclasificados –12.500 entradas mencionan a España– que contienen parte de la historia de la agencia norteamericana en los últimos 25 años. En ellos abundan las referencias a la Transición y al papel del actual Rey Emérito, Don Juan Carlos, en los cambios vividos en España. Una orden ejecutiva del presidente Bill Clinton en 1995 obligó a que los documentos con al menos 25 años de antigüedad y valor histórico fuesen publicados, pero sólo se podía acceder a ellos a través de cuatro ordenadores en la sede de la propia agencia de inteligencia norteamericana. Hasta ahora. Artículos periodísticos, memorandos, cables diplomáticos e informes de estrategia política proporcionan información acerca de una España en plena efervescencia, y en ellos se repasa desde la sucesión de Franco hasta la entrada en la OTAN, sin olvidar el crucial episodio del 23-F.

Su papel en el 23-F

El Rey fue ganando peso en los informes estadounidenses. El 2 de diciembre de 1983, un memorando indicaba que Don Juan Carlos era «un factor clave de estabilidad de las instituciones democráticas en España», «un hombre considerado “motor de cambio”», fundamental para la «pacífica disolución del sistema franquista». El informe ensalzaba la autoridad ejercida por el Monarca entre los militares veteranos, para quienes «su último deber está con España y la Monarquía, no con la Constitución o la cabeza del Gobierno». Dos años y medio después del 23-F subrayaba la capacidad del Rey para lidiar con el Ejército. «A menudo ha actuado como un “pararrayos” del descontento militar sobre el terrorismo y la decadencia del respeto a los símbolos nacionales, llevando a los oficiales lejos de la interferencia política», dice el texto.

 Una estrategia que fracasó durante el golpe de Estado, añade el documento desclasificado, y cuya importancia se relajó después de la victoria socialista en 1982. El informe resalta la buena sintonía que Don Juan Carlos mantenía con el entonces recién elegido presidente del Gobierno, Felipe González. Tras el histórico triunfo socialista y, «pese a las reticencias de los generales», los militares empezaron a ver al líder del PSOE «con reticente respeto». Según la CIA, González se los ganó con «sus fuertes medidas antiterroristas, su reconocimiento público por la Policía y las Fuerzas Armadas, y una atención estrecha a las necesidades y aspiraciones profesionales de los militares» que fueron «bien recibidas en los cuarteles». Medidas que la agencia norteamericana considera que «ayudaron al Rey a desarrollar con normalidad las funciones de una monarquía constitucional». Para la CIA, Don Juan Carlos «ejerció influencia sobre los pensamientos del primer ministro». Destaca que ambos se reunían «semanalmente» y ponían en común «materias sustantivas de gobierno».

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *