Los docentes dejarán de ser funcionarios (Jordi Martí, 6 de marzo de 2017)

Los docentes dejarán de ser funcionarios (Jordi Martí, 6 de marzo de 2017)

http://www.xarxatic.com/los-docentes-dejaran-de-ser-funcionarios/

No, el titular no es algo que surja de teorías de la conspiración o de un simple calentón matutino. Es lo que se esconde tras la propuesta del gobierno para hacer laborales fijos a los funcionarios interinos del ámbito educativo. Algo que, por desgracia, se va a vender como una mejora de condiciones para esos interinos sin tener en cuenta que, por desgracia, lo único que hace es dinamitar sus condiciones laborales y ofrecerles un estatus que, a medio plazo, sólo va a servir para que el servicio se acabe privatizando. Un servicio que, al igual que el resto de servicios públicos, tiene en el funcionario su garantía de independencia y, cómo no, de eficacia. Lamentablemente para algunos el sistema de funcionariado, más allá del típico inútil de la ventanilla que, siempre le ha tocado sufrir a alguien y cuya presencia se ha magnificado dentro del colectivo, está funcionando muy bien. Demasiado bien después de las campañas de descrédito orquestadas por algunos y compradas por muchos otros.

Fuente: http://www.laverdad.es

La verdad es que me preocupa que haya interinos que deseen ese pan para hoy que supone hambre para mañana. Me preocupa también que haya funcionarios docentes que crean que lo mejor para el sistema educativo es eliminar ese estatus y reconvertirse en trabajadores sin derechos. Es algo que no entiendo y procuro hacerlo. No me cabe en la cabeza que pueda haber alguien que esté criticando un sistema -mejorable- de acceso a una profesión de servicio con criterios transparentes y meritocráticos. Ya, ya sé que el sistema de oposiciones es mejorable y que, antes o después, debería haber un sistema de prácticas en centros mucho más exigente del actual pero ello no obsta a que, como sistema, sea el único que permite el acceso a la docencia de profesionales sin filiación política, amistades o situaciones económicas. Sí, la docencia y el acceso a la condición de funcionario no depende nada más que de la capacidad de la persona para enfrentarse a una determinada prueba, en igualdad de condiciones que miles de aspirantes más, y conseguir sacar la mejor calificación. ¿Es justo? Hombre, yo creo que bastante más que otros sistemas de acceso a otras profesiones. Y no hablo sólo de docencia ya que todos los sistemas de acceso a la condición de funcionarios públicos se basan en el mismo modelo. Algo que permite tener, si no a los mejores, a los más independientes del gobierno de turno en los puestos más importantes de la sociedad. Qué demonios, yo que he pisado varios centros y conozco a muchísimos docentes, a muy buenos profesionales.

Me molesta que se quiera manipular y vender la conversión de interinos como laborales indefinidos como un éxito. No es un éxito por muchos motivos. Y, el primero de todos, es que veo un error que existan en el mismo centro educativo trabajadores con unos derechos A y otros B. Y eso es lo que consigue lo anterior. Bueno, eso a menos que, dentro de ese decreto decidan rescindir el estatus de funcionario a todos los que lo somos y convertirnos, de golpe y plumazo, a todos en laborales. Algo que ya les gustaría a los que mandan pero que, por desgracia para ellos, no permitirían los jueces. Sí, esos que también son funcionarios y dictan sus sentencias con independencia de los gustos de los políticos porque se ciñen a unos determinados articulados legislativos.

Creo que debemos eliminar esa bolsa de interinos de más del 30% en la educación pública. Creo que el mejor sistema sería la convocatoria de oposiciones, sacando el máximo de plazas, para dentro de un año y así dar tiempo a planificarse a los que están trabajando como interinos y a los que, recién graduados, quieren optar a la docencia en centros públicos. Oposiciones a nivel nacional que permitan que, más allá de esas diez plazas que llevan sacándose de algunas especialidades los últimos años, puedan permitir que se reduzca esa bolsa de interinos porque, al final, lo que importa es la mejora de sus condiciones laborales.

He sido interino y creo que un interino debe tener las mismas condiciones laborales que un funcionario. Que debe conocer su destino para el curso siguiente cuanto antes posible, debe poder participar en la elección de asignaturas en sus nuevos centros y, cómo no, tener el mismo tipo de retribuciones que el funcionario que ha pasado por unas oposiciones. Eso y la convocatoria masiva de oposiciones para reducir esa bolsa ingente es lo que debería hacerse. No reducir sus condiciones laborales bajo el pretexto de hacerlos laborales fijos porque, entonces, sí que vamos a tener un problema.

Muy harto de que se juegue con los interinos porque tras cada uno de esa generalización como colectivo hay una persona. Y no hay derecho ni a manipularla vendiéndole un trabajo de por vida con unas condiciones que nada tienen que ver con las que deberían tener, ni a ningunearla, tal y como están haciendo últimamente algunos diciendo y rectificando acerca de la convocatoria de oposiciones. Las personas que hay detrás de cada nombramiento como interinos no se merecen eso.

Docente desconcertado que intenta encontrar su lugar en un mundo que no entiende. O que prefiere no entender.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *