Los 10 enemigos más temidos por Roma

LOS 10 ENEMIGOS MÁS TEMIDOS POR ROMA – Iván Giménez Chueca

28 septiembre, 2012

https://ivangimenez.com/2012/09/28/los-10-enemigos-mas-temidos-por-roma/

Esta semana toca un ranking, que tanto gustan en la blogosfera y que ayudan a recapitular mejor la información. Para esta ocasión he escogido los 10 enemigos más significativos de Roma, tanto durante la República como en su época imperial. No intento pontificar, y sé que me he dejado a alguno importante, pero he pretendido escoger a los que marcaron más su Historia. Así que espero vuestras opiniones, quién quitaríais y quién pondríais.

Aníbal: el Rayo de Cartago. Llevó la guerra a las puertas de la Ciudad Eterna y el miedo al corazón de los romanos. Su momento de mayor triunfo fue la batalla de Cannas (218 a.C.). Aunque luego dudó en lanzar el asalto final a Roma por falta de recursos (una decisión que aún provoca río de tinta entre los historiadores). Uno de sus lugartenientes, Marhabal, definió el destino del cartaginés así: “Los dioses no han concedido al mismo hombre todos sus dones. Sabes vencer Aníbal, pero no sabes aprovecharte de la victoria”.

Atila: el Azote de Dios. Otro enemigo que llego ad portas de Roma en su campaña de 452-453 d.C. Tampoco llegó a tomarla, y retiró a su ejército tras una reunión con el Papa León I. Dice la tradición que se retiró porque el terrible caudillo huno era muy supersticioso y no quería enfrentarse a un hombre con nombre de animal. Otras explicaciones de la retirada es que su ejército ya estaba saciado de botín o el estallido de una epidemia entre sus filas. Murió poco después y su imperio se disgregó en luchas internas.

El encuentro entre Atila y el Papa León, cuadro de Raphael

Pirro: el Águila de Epiro; considerado uno de los grandes estrategas de la Antigüedad junto a Alejandro Magno, Aníbal o César. Se opuso a Roma en el siglo III a.C. cuando ésta intentó ocupar las ciudades de la Magna Grecia. Pirro acudió y venció a las legiones en dos ocasiones (Heraclea y Ausculum), pero a un coste terrible entre sus soldados. Roma finalmente lo venció en Beneventum (275 a.C) gracias a sus abundantes recursos. La expresión victoria pírrica viene de sus costosos triunfos, como él mismo dijo: “Otra victoria así, y estoy perdido“.

Espartaco: el líder de los esclavos; su condición de caudillo rebelde contra la poderosa oligarquía de Roma lo han convertido en un icono de la lucha contra la opresión. Su insurrección puso de manifiesto algunas de las debilidades de la República en el 73 a.C. Políticamente desgastada, un grupo de esclavos pudo derrotar a los ejércitos que se les enviaba. La situación sólo pudo salvarse recurriendo a “hombres fuertes”: Craso y Pompeyo (con un papel más secundario en la represión). La rebelión de los gladiadores escribió la primera página del final de la República.

La decisiva batalla de Accio entre las fuerzas de Marco Antonio y Octavio

Mitridates VI de Ponto: el último gran rey helenístico. Soñó con emular a Alejandro Magno, desafiando al poder romano en Asia Menor y Grecia en el siglo I a.C. El monarca encontró una potencia dividida por el conflicto entre optimates y populares; y con desafíos en otros frentes. El Senado tuvo que librar tres campañas contra él (lasguerras Mitridáticas), y finalmente envío a uno de sus mejores generales, Pompeyo, para derrotarlo. Pero Roma lo había odiado tras ordenar la masacre de miles de ciudadanos de la ciudad del Tíber en Asia Menor en el 88 a.C.

Cleopatra VII: la reina del Nilo; pese al mito, Plutarco dijo de ella “no se podía decir que tuviera una belleza extraordinaria, ni que uno quedara impresionado nada más verla”. Pero sedujo a dos de los hombres más poderosos de Roma. Se inmiscuyó en la guerra entre Octavio y Marco Antonio, porque sabía que apoyando al vencedor era la única manera de salvar a Egipto. Apoyó a Marco Antonio quien controlaba las provincias orientales dentro del segundo triunvirato. En Roma temían que ella dominara Oriente y lanzara una campaña para acabar dominando todo el Mediterráneo.

Guerreros germánicos en el bosque de Teutoburgo

Arminio: el hombre que enloqueció a un emperador. Era hijo de un jefe de la tribu germánica de los querucos criado como rehén en Roma. Cuando volvió a Germania como aliado del César, descubrió el trato inhumano a los germanos. El queruco comenzó a tramar un plan para unir a las tribus. Arminió engañó al general Quintilio Varo para que acudiera a sofocar una revuelta y le tendió una emboscada en el bosque de Teutoburgo donde masacró a tres legiones. Varo se suicidó ante el deshonor de la derrota. Arminio fue derrotado poco después en Idiavisto, por un ejército romano que fue a recuperar las águilas (estandartes) de las tres legiones masacradas.

Zenobia: la gran reina guerrera; la gran soberana de Palmira. Se trataba de una ciudad caravanera en el desierto de Siria y semiautónoma. Zenobia era la esposa del gran líder palmiro, Odenato, asesinado en oscuras circunstancias (ella no se escapó de la sospecha), y tomó el poder en nombre de su hijo. Se hizo famosa por dirigir personalmente a sus tropas. Aprovechó la inestabilidad en el trono de Roma en el siglo III d.C. para afianzar su dominio sobre Oriente e incluso ocupó Egipto, la preciada posesión de los césares. Pero el Imperio contraatacó con fuerza, bajo el mando decidido del nuevo emperador Aureliano. Las legiones acorralaron a Zenobia en Palmira, quien ya sólo podía esperar una intervención persa. En una salida desesperada fue capturada por los romanos. Los vencedores humillaron a la reina, su destino final varía según la fuente: muerta al llegar a Roma o acabo como esposa de un senador.

Sapor I captura al emperador Valeriano

Sapor I: el retorno del Rey de Reyes. El siglo III d.C. vio el resurgir de la dinastía persa sasánida. Después de los reinos helenísticos y de cuatro siglos de dominio parto, Persia recuperaría el esplendor pasado y sería el terrible rival oriental de Roma. El hombre que catapultó a este renacimiento fue Sapor I, su padre había reinstaurado el poder persa y él se encargó de recuperar el esplendor con grandes conquistas en Mesopotamia y Siria. Su gran triunfo fue en el asedio de Edesa cuando consiguió capturar al emperador Valeriano, era el primer César en caer prisionero. Valeriano moriría en cautiverio (según algunas fuentes, entre terribles sufrimientos).

Alarico I: saqueador de Roma. Tras la batalla de Adrianopolis en el 379 d.C. los godos se asentaron en la provincia romana de Moesia. En ocasiones actuaban como escudo frente a otros pueblos, y en otras luchaban contra los romanos. Alarico I dirigía una de estas incursiones de visigodos contra Tracia. Los romanos de Oriente pactaron con él y le ofrecieron un asentamiento en Iliria. En el 400, Alarico descontento con sus tierras atacó Italia. El general Estilicón consiguió detenerlo. Pero Alarico volvió a la carga unos años después aprovenchando las disputas internas romanas. En el 410 y tras tres asedios, saqueó Roma y raptó a la hermanastra del emperador, Gala Placidia. El ataque fue un gran shock en la época, las Urbe no había atacada con esa ferocidad desde el ataque galo del siglo IV a.C. 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *