5 grandes consejos para los profesores de historia

5 grandes consejos para los profesores de historia

Resultado de imagen de enseñanza historia

La asignatura de historia es una de las más apasionantes e interesantes del programa educativo para muchos estudiantes, ya que les permite conocer los eventos más relevantes del pasado y adquirir una mejor comprensión de la evolución que ha tenido la humanidad hasta la actualidad. No obstante, en ocasiones puede llegar a resultar densa y pesada por los numerosos conceptos, fechas y nombres que se introducen. Para evitarlo, ofrecemos una serie de consejos para profesores de historia con los que conseguirás realizar las clases más dinámicas y entretenidas posibles.

                                   Descubre los recursos gratuitos para profesores de historia

¿Cómo puedes mejorar tus clases de historia?

A la hora de preparar las clases, los profesores de historia pueden introducir diferentes recursos y técnicas para mantener la atención de los alumnos y conseguir que tengan una participación activa durante las lecciones. Estos son los puntos clave que debéis tener en cuenta.

1. Contextualizar de forma clara y sin confusiones

Son tantos los sucesos que ocurren a lo largo de la historia que es normal que los estudiantes puedan confundirse entre ellos y mezclar eventos de diferentes épocas. Para evitarlo, es conveniente que los profesores de historia presenten esquemas sencillos y atractivos que resuman la evolución de las diferentes etapas históricas. Para ello, puedes utilizar los mapas mentales de GoConqr, que permiten conectar los diferentes puntos de aprendizaje y crear esquemas de forma accesible. En muchas ocasiones, una imagen bien construida puede resultar mucho más clara para los estudiantes que una explicación larga y detallada.

2. Preparar las narraciones

Construir un relato que enganche es una de las tareas más importantes para los profesores de historia. Lo bonito de esta asignatura es que tienes a tu disposición innumerables historias que explicar de gran interés, pero es importante enfocarlas de un modo que entusiasme al alumnado. Por lo tanto, tienes que preparar una narración con inicio, desarrollo y conclusión que despierte el interés y que incluya anécdotas de las vidas de los personajes principales. Una buena forma de hacerlo es planearlo como si se tratase de un libro o una película; tienes a tu disposición una serie de sucesos reales y –sin tergiversar ni cambiarlos- puedes enfocarlos a tu conveniencia para generar una narración potente y que consiga transmitir emociones.

3. Incluir películas y documentales puntualmente

Hay grandes películas, como “La lista de Schindler” o “El hundimiento”, que reproducen las sensaciones y emociones de eventos históricos de un modo que es imposible hacer a través de la transmisión oral. Por mucho que expliquemos los horrores del nazismo, los alumnos no podrán ser conscientes de toda su magnitud hasta que vean imágenes que reproduzcan esos sucesos. Por lo tanto, de forma ocasional es conveniente que los profesores de historia pongáis películas o documentales en clase que consideres que pueden enriquecer la lección y aportar un mayor trasfondo a los alumnos.

4. Competiciones de conocimiento

Si vemos que el ánimo de los alumnos está decaído y la mayoría están aburridos con la lección, es hora de realizar competiciones de conocimientos entre grupos. Puedes dividir la clase en diferentes equipos y realizar una serie de preguntas sobre el tema de clase para ver quién sabe más. Es un buen método para activar a los estudiantes e incentivarlos a tener una participación activa en el aula. Además, de este modo tendrán un aliciente para aprender la lección y estar más atentos

5. Visitas a museos

Si en la localización donde haces clases hay un museo o lugar que puede ser relevante para la asignatura que impartes… ¡no dudes en realizar una visita con tus alumnos! Los profesores de historia deben estar constantemente recabando información acerca de exhibiciones y exposiciones que tengan relación con los temas que tratan, ya que pueden ser muy enriquecedores para los estudiantes. Presenciar en persona un monumento o restos arqueológicos puede ayudarles a comprender mejor cómo eran las formas de vida, costumbres y cultura durante otras épocas.

Siguiendo estos consejos, podrás ser un profesor de historia más completo y aportar un valor añadido a tus clases. En el caso de que tengas otras estrategias o conozcas otros recursos que puedan resultar de interés, no dudes en compartirlos con nosotros a través de nuestras diferentes redes sociales.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *