¿Cuál es el futuro de las Humanidades? Tres profesores, uno de Filosofía, una de Latín y otro de Griego, analizan por qué es importante la formación en Letras

¿Cuál es el futuro de las Humanidades? Tres profesores, uno de Filosofía, una de Latín y otro de Griego, analizan por qué es importante la formación en Letras

T. MONTERO SANTIAGO / LA VOZ

Llegó la LOMCE y con ella la marginación de la Filosofía, que dejaba de ser obligatoria en segundo de bachillerato. Latín y Griego permanecen confinadas en las aulas de Humanidades. Tres docentes exponen por qué es importante la formación en Letras.

 

 

«Espero que el pacto educativo tenga algo de sentido común»

Rafael Varela, profesor de Filosofía del IES Antonio Fraguas de Santiago, apuesta por reinventar la asignatura para hacerla interesante.

-¿Hay una presencia insuficiente de su disciplina en las aulas? ¿Por qué?

 -Tenemos una presencia importante en los estudios de secundaria y bachillerato, pero se ha dinamitado la asignatura que le daba un poco de sentido a nuestro trabajo, la Historia de la Filosofía. Quizás se pudiese variar su currículo, un poco decimonónico, pero su anémica presencia es incomprensible. La burocratización de la enseñanza y su tendencia pragmatista y utilitaria asfixia la relevancia de la reflexión filosófica. En cierto sentido el enemigo es institucional y social pero no debemos olvidar que nuestras facultades cada vez más se impregnan de animalismo, veganismo, feminismo… y la ontología, metafísica o epistemología a muchos estudiantes les parece una impostura.

-¿De qué estamos hechos, de filosofía e historia o de moléculas?

 -Me parece una pregunta capciosa; puedo imaginarme una sociedad acientífica pero no una sociedad que no se pregunte por la verdad, la belleza, el amor o la trascendencia.

-¿Por qué hay quien cree que es más importante la física que las humanidades?

-Están en su derecho, pero muestran un profundo desconocimiento de donde venimos intelectualmente. Si fuésemos objetos seriamos objetivos pero como somos sujetos somos subjetivos.

-¿Confía en que se podrá recuperar su importancia dentro de los currículos?

-Confío, los últimos movimientos contemplan un escenario de una mayor presencia de la filosofía; espero no ser un ingenuo y que los del pacto educativo tengan un poco de sentido común, que por otra parte es el menos extendido entre las personas.

-¿Qué habría que hacer para cambiar esa imagen de la sociedad?

Desde luego darle un vuelco formal a nuestras asignaturas, hacerlas interesantes y no necesariamente entretenidas. La respuesta rigurosa es de tesis doctoral.

Imagen: RAMON LEIRO

«Uno tiene que pensar antes de salir a la vida»

María Álvarez, profesora de Latín, mete en una misma frase conceptos tan aparentemente poco relacionados como Harry Potter, Los Juegos del Hambre y Guantánamo, y todos ellos tienen relación con el Latín. María Álvarez lleva media vida enseñando a los alumnos del IES Valle Inclán de Pontevedra, entre otras cosas, a pensar.

-¿Hay una presencia insuficiente de su disciplina en las aulas? ¿Por qué?

-Ahora es obligatorio en cuarto de la ESO. Y de cara a la prueba de selectividad vale doble, así que está muy bien. Además, yo estoy viviendo un oasis, porque en este instituto puedes trabajar con los alumnos como quieras.

-¿De qué estamos hechos, de filosofía e historia o de moléculas?

-(Se ríe). Las dos cosas. Puedes hablar del imperio americano y hasta de las cárceles en América a través el Imperio romano. Cómo, cuando llegó a ser imperio, que al principio eran pastores y agricultores, que se inventaron todo, hasta su historia primigenia, para poder descender de los dioses y durante siglos todo el mundo lo creyó. Así pasa con los americanos en Guantánamo. Las células son importantísimas porque va la salud ahí, pero tenemos que pensar que también hay una salud mental y vivir en el mundo físico requiere de la mente.

-¿Por qué hay quien cree que es más importante la física que las humanidades?

-Porque hubo una época en la que las ciencias daban de comer.

-¿Confía en que se podrá recuperar su importancia dentro de los currículos?

-Confío en que sí. Ahora estamos volviendo a darnos cuenta de que uno tiene que pensar y sentarse antes de salir a la vida con conocimiento de causa.

-¿Qué habría que hacer para cambiar esa imagen de la sociedad?

-Lo que estáis haciendo vosotros. A la sociedad a veces hay que enseñarle. No tenemos demasiado tiempo para averiguar si el latín y el griego valen pero, si alguien se lo cuenta, llegan a una conclusión que no es mala.

Imagen: RAMON LEIRO

«Es imprescindible que no llegue a morir. Luego es irrecuperable»

Juan Luis Gil Mayoral lleva en Pontevedra tres de los 30 años que cumple enseñando griego. Llegó cuando la comunidad educativa del Valle Inclán se puso en pie de guerra para evitar que la jubilación del anterior profesor de Griego conllevase la desaparición de la asignatura.

-¿Hay una presencia insuficiente de su disciplina en las aulas? ¿Por qué?

-De una asignatura tan especializada como griego, no. Pero sí deben llegar con una base. Tenemos una lacra y es que la asignatura, al estar tan marginada, en muchos casos va ligada a un único profesor, y esto es muy malo.

-¿De qué estamos hechos, de filosofía e historia o de moléculas?

-Van indisolublemente mezcladas. Una de los grandes causas del fracaso educativo va por esa especialización, decidir si eres el mecánico o el pintor, separando un Leonardo da Vinci en dos personas diferentes.

-¿Por qué hay quien cree que es más importante la física que las humanidades?

-Por valores políticos y de mercado, por dirigismo publicitario. Una formación de carácter cerebral, conceptual, académica, es como la matemática a efectos de cómo se amuebla el cerebro. Una mente matemática y una lingüística están muy cerca. Esa separación surge porque no da tiempo a todo.

-¿Confía en que se podrá recuperar su importancia dentro de los currículos?

-Es del todo imprescindible que no llegue a morir. Si se pierde, luego es irrecuperable. Si yo pretendo estudiar en segundo de Bachiller las integrales no puedo estar en primero con la aritmética y la tabla de multiplicar. Esa es la gran lacra, que los alumnos que sacan dieces conmigo tienen que sufrir: el año pasado tenían que aprender un alfabeto y ahora están haciendo integrales.

-¿Qué habría que hacer para cambiar esa imagen de la sociedad?

-Olvidar esta tendencia de la mercantilización de las aulas. Los muchachos creen que la carrera es el oficio que van a desempeñar. Y están engañadísimos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *