San Isidoro del Campo, la joya abandonada

San Isidoro del Campo, la joya abandonada

Este sábado hay visitas guiadas al monasterio, que está declarado Bien de Interés Cultural y posee una gran parte del edificio con riesgo de desprendimientos y mal estado

http://sevilla.abc.es/provincia/aljarafe/sevi-san-isidoro-campo-joya-abandonada-201710102329_noticia.html

Un sector del monasterio está cerrado al público y con evidente deterioro
Un sector del monasterio está cerrado al público y con evidente deterioro – ABC
 
N. ORTIZ – Santiponce 

Las Jornadas Europeas de Patrimonio incluyen, en su extenso programa, varias visitas guiadas por el monasterio de San Isidoro del Campo, uno de los monumentos más importantes de la provincia sevillana, considerado Bien de Interés Cultural. Dichas visitas serán este sábado 14 a las 11:00, 12:00 y 13:00 horas. Y no es el único evento previsto en el enclave para las próximas semanas: entre los días 274 y 27 de octubre se celebrarán en él unas conferencias científicas en torno a la Reforma Protestante.

Y es que, a mediados del siglo XVI en el monasterio de San Isidoro del Campo existía una comunidad de monjes jerónimos que practicaban en secreto las ideas reformadas y que leía libros de los impulsores del movimiento, entre los que se encontraba Lutero, prohibidos por la Iglesia Católica. Además, sus muros albergaron la primera traducción de la Biblia al castellano, dando lugar a la denominada Biblia del Oso, que sirvió de base para la Reforma Protestante y que hace que el monasterio sea muy conocido fuera de nuestras fronteras.

A dichas conferencias destinadas a miembros de la universidad se sumarán otras jornadas dirigidas a la divulgación de la riqueza patrimonial e histórica del propio patrimonio que tendrán lugar entre finales de octubre y principios de noviembre y correrán a cargo de investigadores, historiadores y arqueólogos.

Restauración integral

Este tipo de actos son una buena oportunidad para conocer uno de los edificios más emblemáticos de la comarca del Aljarafe y que, sin embargo, pese a su importancia histórica, ha sufrido en los últimos años de numerosas dificultades que aún siguen latentes. La principal, el robo perpetrado hace más de un año en el que se sustrajeron dos paños que contenían 392 azulejos de Niculoso Pisano que databan del siglo XVI y del que aún no se conocen más datos.

A este expolio se suman, según relatan desde Asociación de Amigos del Monasterio, la «dejadez y el abandono» de buena parte del monumento. Precisamente para reinvidicar más visibilidad e inversión en el enclave, dicha asociación forma parte de una mesa de trabajo en torno al monasterio en la que también participan partidos políticos, el historiador Pedro Respaldiza y otros colectivos como Adepa o Ben Baso.

Principalmente, dicho grupo reclama la restauración integral del monasterio, cuya titularidad comparten la Junta de Andalucía y la Fundación Casa Álvarez de Toledo y Mencos, si bien la gestión de la totalidad corresponde a la Junta de Andalucía gracias a un convenio prorrogable firmado en 1991 con dicha fundación.

Sin embargo, la situación comienza a ser insostenible, ya que no se ha vuelto a trabajar en su conservación después de la última gran restauración y posterior apertura al público, en 2002. Actualmente, el sector del monasterio perteneciente a la Junta, donde se ubican al claustro grande, la torre barroca, las caballerizas, la almazara o la fachada neoclásica, entre otros elementos, roza el abandono más absoluto, con secciones derrumbándose, oquedades, malas hierbas y un estado general deplorable. Esta parte del edificio, que atesora siglos de historia y llegó a albergar una cárcel de mujeres o una fábrica de tabacos, solo puede contemplarse a través de una verja de hierro cerrada a cal y canto.

Desde la asociación piden, por tanto, a la administración regional una rehabilitación del monasterio, así como más visibilidad y promoción para el enclave, que ha sufrido una merma de personal y una reducción del horario de visitas durante los últimos años.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *