José Manuel Rubio Recio. Un precursor de Doñana y un referente de la Geografía española

Un precursor de Doñana y un referente de la Geografía española

Rubio Recio, fotografiado en su última entrevista, publicada en 'Diario de Sevilla'.

Doñana perdió ayer a uno de sus pioneros. José Manuel Rubio Recio (Valladolid, 1928), profesor emérito de la Universidad de Sevilla, donde fue catedrático de Geografía Física hasta su jubilación en 1998, falleció en la capital andaluza, después de una larga trayectoria académica y docente, que le llevó a ingresar en 2003 en la Real Academia Sevillana de las Buenas Letras y a obtener el Premio de Medio Ambiente de Andalucía. También fue el autor del primer manual de biogeografía que se editó en España.

Su extenso bagaje tiene un hito en el Coto de Doñana, al que llegó en 1953, al poco de licenciarse en Filosofía y Letras, sección Historia, en Valladolid. Lo hizo en la expedición organizada por otros dos precursores del ecologismo en España: Paco Bernis y José Antonio Valverde. La intervención de estos naturalistas, junto a la de Mauricio González-Gordón, heredero de las bodegas González-Byass y de uno de los grandes propietarios, fue determinante para frenar proyectos como convertir parte en un arrozal o plantar eucaliptos. También participó en los pasos para la declaración del Parque Nacional en 1969, con Tano Valverde como primer director. Aquellas vivencias de “los primeros españoles que entraron en Doñana para hacer ciencia”, según dijo, las recordó recientemente en su última entrevista, publicada en Diario de Sevilla y firmada por el periodista Jorge Molina, autor de un libro sobre aquella gesta.

Rubio Recio se instaló en Sevilla en 1969, cuando obtuvo por oposición plaza de profesor agregado de la Facultad de Geografía e Historia. Fue catedrático desde 1981. Nieto de médico, su padre, Julián María Rubio, fue catedrático de Historia Moderna en la Universidad de Valladolid y rector, experto en Felipe II. Su madre, Rita Recio, fue escritora e inculcó a sus hijos el amor por el campo. Tras licenciarse, Rubio Recio obtuvo el título de Doctor en Filosofía y Letras, sección Historia General, por la Complutense (1955) y fue catedrático de Geografía Económica de Escuelas de Comercio (hoy Facultad de Empresariales), que ejerció en Badajoz y Oviedo.

El geógrafo Fernando Díaz del Olmo, su discípulo y que ocupa en la actualidad la cátedra de su maestro, destaca que fue un gran impulsor del trabajo de campo y de la aplicación del “enfoque naturalista”, “un entusiasta de la biogeografía y de la conservación de la naturaleza en España e Iberoamérica”, por donde viajó y sobre la que publicó hasta cinco libros de alto nivel científico. Tuvo un papel determinante cuando se opuso al proyecto de carretera costera Cádiz-Hueva, en los años 70.

Era aficionado a los libros y mapas, que buscaba en librerías de viejo. Bajo su impulso, el fondo bibliográfico dedicado a la Geografía Física en la Hispalense se convirtió en referente nacional. “Profesor de gran vocación docente, en el campo y el aula, heredero de la tradición naturalista española de la mitad del siglo XX, ha dejado un imborrable recuerdo como profesor y maestro”, añade Díaz del Olmo.

Rubio ha fallecido seis meses después de su mujer, Victoria Souza, Cuca, como era conocida, titulada en Historia del Arte. Tienen dos hijos, Ignacio y Federico. Los restos del profesor fueron incinerados ayer en Sevilla. Está previsto que en los próximos días se celebre una misa en la Universidad de Sevilla en su memoria.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *