La misteriosa e influyente «papisa» detrás del Velázquez perdido

La misteriosa e influyente «papisa» detrás del Velázquez perdido

Durante casi 300 años se creyó que la pintura había sido destruida o que se había perdido. Pero el retrato de Olimpia Maidalchini Pamphili, pintado a mediados del siglo XVII por Diego Velázquez, ha sido redescubierto. El cuadro ha sido restaurado por la casa de subastas Sotheby’s, a cuya oficina en Ámsterdam llegó hace 18 meses, según ha informado «The Guardian».

Con un precio estimado de entre dos y tres millones de libras (entre 2,2 millones y 3,3 millones de euros), puede ser comprado por un coleccionista privado o un museo de clase mundial en la subasta que están preparando para el mes que viene. «Velázquez es uno de los titanes más destacados de la pintura europea y mundial. Este retrato es, sin duda, de interés para los estudiosos y admiradores de Velázquez por igual», dijo James Macdonald, especialista principal de Sotheby en pinturas de Maestros Antiguos, al citado diario.

La pintura no solo es llamativa por el autor. Olimpia Maidalchini Pamphili fue la mujer más influyente, avara y manipuladora en la Roma del siglo XVII. Tras contraer matrimonio con un miembro de la familia Pamphili, pasó a ser la cuñada del Papa Inocencio X. Llegó a influir en la política papal y en varios cónclaves, por lo que fue apodada «la papisa», la dama papa. Dejó claro que era una ardiente feminista que defendía a las prostitutas y monjas de Roma, y se labró una polémica fama de mujer intrigante y codiciosa, y amasó una colosal fortuna gracias al cobro de sobornos de reyes y reinas de toda Europa.

Era una «estrella del rock barroco», según Eleanor Herman, autora de la «Amante del Vaticano: La verdadera historia de Olimpia Maidalchini». «Mujeres de todo el mundo católico llegaron a Roma para reunirse a las afueras de su palacio y aplaudir mientras su carruaje salía. No podían creer que una mujer de comienzos modestos se hubiera elevado a tales alturas, dirigiendo la nación de los Estados Papales y la Iglesia Católica, una institución donde las mujeres no estaban, y aún no, tienen ningún poder».

Una mujer de historia

Artistas romanos, músicos, dramaturgos y escultores disfrutaron de su patrocinio. Ella estuvo detrás de la construcción de la Fuente de Los Cuatro Ríos, la extravagante fuente en la Plaza Navona que hoy en día es una importante atracción turística. «Era una mujer de pasiones feroces, inteligencia aguda y gran encanto, que protegía a las mujeres más débiles contra las injusticias de los hombres. También era codiciosa, calculadora y, a veces, de un frío escalofriante», dijo Herman.

Poco después de su muerte, a causa de la peste bubónica en 1657, la iglesia católica «se movió para erradicar el escandaloso recuerdo de esta audaz mujer que los había gobernado a todos». Pero varios años antes Velázquez, durante una vista a Roma, la había inmortalizado en una de sus pinturas. «Su personaje fue capturado en este retrato, se puede ver que era una persona bastante severa», aseguró Macdonald.

La posesión del retrato se documentó meticulosamente hasta 1724. «Entonces el rastro se enfrió», comentó. Ahora se sabe que la pintura terminó en los Países Bajos, donde en la década de los ochenta se subastó como el trabajo de «anónimo, escuela holandesa». Fue comprado por un coleccionista privado, quien lo legó a su dueño actual.

«Cuando nos trajeron el cuadro (a la oficina de Sotheby’s en Ámsterdam), no tenían la menor idea de que fuera de Velázquez», aseguró. «Pero un compañero notó un número de un número de inventario escondido en la parte de atrás. Poco después vi la pintura, y me di cuenta bastante rápido de que, aunque había sufrido a lo largo de los años, se trataba del retrato perdido que Velázquez le había hecho a Donna Olimpia».

La pintura se subastará en Londres el 3 de julio, junto con obras de Gainsborough, Constable, Turner, Rubens, Botticelli y Brueghel, que en conjunto se estima en un valor de hasta 66 millones de libras (73,8 millones de euros).

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *